fbpx

ORTODONCIA CON BRACKETS

BRACKETS

La ortodoncia  es la disciplina de la odontología que estudia el movimiento dental. El tratamiento ortodóntico es aquel que corrige la malposición dental. La ortodoncia se encarga de construir sonrisas bonitas llevando los dientes, labios, huesos maxilares a una situación armónica.

Cada vez son más las personas que se conciencian sobre la importancia de tener unos dientes en perfecto estado. El hecho de que los dientes estén alineados correctamente no solo repercutirá desde un punto de vista estético sino que tendrá también importancia en los aspectos funcionales y articulares.

Como explicábamos antes, en edades de crecimiento es muy fácil interactuar sobre la alineación tanto de dientes como mandíbula o maxilar. Aún así y gracias a nuevas técnicas y materiales existentes, el ortodoncista es capaz de corregir grandes defectos también en la edad adulto.

Ventajas de ortodoncia con brackets

Las principales ventajas de nuestro tratamiento de ortodoncia con brackets son:

  • Mejoran la estética y la funcionalidad de la sonrisa.
  • Evitan posibles extracciones futuras.
  • Gracias a los brackets de baja fricción, las molestias son mínimas durante los primeros días.

Tratamiento de ortodoncia

El tratamiento de ortodoncia puede durar 12 meses, 18, 24 o 30 meses dependiendo del recorrido que tengan que realizar los dientes a través del hueso alveolar, respetando siempre la biología de cada paciente. Sin embargo, malposiciones leves pueden precisar solamente unos meses. El tiempo total dependerá de la severidad del problema, de la anatomía del paciente y también de su colaboración.

Una vez finalizado el tratamiento esta siempre indicado el uso de un retenedor, bien sea fijo colocado en la cara interna de los dientes o removible de uso nocturno, para evitar que los dientes vuelvan a su posición inicial.

Para un buen diagnóstico del caso y para poder planificarlo en el tiempo hemos de tener en cuenta que el ortodoncista tendrá que realizar fotografías, radiografías o modelos de estudio para poder comunicar al paciente el diagnóstico y cuál es la mejor opción de tratamiento,

Proceso del tratamiento

Debemos saber que a pesar de todas estas pruebas y una vez planificado el tiempo de tratamiento, éste podrá variar en función de la cooperación del paciente, de cómo responda el paciente a dicho tratamiento.

Acudir correctamente a las citas programadas por el especialista, será otro de los factores a tener en cuenta si queremos que las previsiones se cumplan. En caso de no poder acudir a alguna cita programada, se debe intentar sustituir por otra en el menor espacio de tiempo posible.

Preguntas frecuentes

Nunca es demasiado tarde. Podemos corregir la posición de los dientes a cualquier edad. Hemos tratado satisfactoriamente a niños y a adultos de todas las edades. Siempre es posible mejorar la sonrisa de cualquier persona.

Pero para realizar un correcto tratamiento de ortodoncia es necesario empezarlo con los dientes y encías sanos, sin caries y sin inflamación.

Sin duda, la mejor edad para influir sobre el movimiento de los dientes y/o los maxilares es en la etapa de crecimiento. Durante este período es fácil corregir los posibles defectos que presentan los pacientes.

Gracias a la evolución de materiales y a la aparición de nuevas técnicas, el ortodoncista es capaz, también, de tratar de una manera precisa a pacientes de cualquier edad sin que suponga ningún trauma por la duración o por el mero hecho de llevar colocado un aparato.

Actualmente, existe la posibilidad de colocar materiales con un componente estético muy alto, prácticamente pasan desapercibidos en la boca del paciente.

Recomendamos evitar alimentos duros que puedan dañar los aparatos dentales y provocar que se despeguen. Del mismo modo, debemos intentar evitar ciertos hábitos como morderse las uñas. Cada vez que se daña un aparato debemos visitar al ortodoncista y el tratamiento puede alargarse.

El ortodoncista le proporcionará un kit con los instrumentos que necesita para el cuidado de los aparatos dentales y las instrucciones higiénicas.

Aparte de los cuidados señalados, un paciente con un aparato dental puede hacer una vida totalmente normal, no se diferencia mucho de alguien que no lo lleva. Estos pacientes deben llevar un cuidado más exhaustivo, si cabe, con la limpieza de los dientes, ya que estos aparatos tienden a retener más alimentos y bacterias, por lo que deben estar alerta para evitar la formación de placa dental. Las revisiones periódicas son muy importantes para que el ortodoncista controle todos estos parámetros.

En caso de aparatos removibles, los cuidados son básicamente los mismos que los fijos, con la diferencia de que el paciente podrá lavarlo y cepillarlo fuera de la boca.

Abrir chat