fbpx

Pómulos

Con el tratamiento de Aumento de Pómulos en Clínicas Albores conseguimos aumentar los pómulos sin cirugía, esculpiendo el óvalo facial y afinando el rostro. Gracias a la infiltración de ácido hialurónico conseguimos rellenar la zona de los pómulos y marcarlos, afinando la forma del rostro y adecuando nuestro óvalo facial. Al remarcar los pómulos, conseguimos que nuestros pómulos se afinen y así embellecer y rejuvenecer el rostro.

Ojeras

Debido a la flacidez que puede surgir por el proceso de envejecimiento o en algunos casos por factores genéticos, la zona de la ojera va produciendo un hundimiento que puede darnos un efecto cara “cansada”. 

Las infiltraciones con ácido hialurónico en las ojeras permite recuperar el volumen perdido, dando soporte a las estructuras de sostén de la parte inferior de la ojera para mejorar y proyectar la zona. La piel se verá más hidratada y tersa.

Rinomodelación

Rinomodelación es la solución perfecta para quienes quieren retocar la forma de su nariz sin pasar por quirófano. Mediante la infiltración de Ácido Hialurónico podemos solucionar una nariz con la punta caída o suavizar un puente nasal. La Rinomodelación tiene resultados en una única sesión.

En Clínica Albores ayudando a nuestros pacientes a que luzcan la mejor versión de sí mismos. La valoración intensiva del paciente  es primordial antes de realizar el tratamiento. Este estudio nos permitirá identificar las necesidades del paciente para poder realizar un tratamiento totalmente personalizado.

Surcos nasolabiales

Con la aplicación de ácido Hialurónico lograremos reducir la profundidad de los surcos, rejuvenecer el rostro y así corregir estas antiestéticas marcas. El Ácido Hialurónico es uno de los rellenos faciales más utilizados dado que ofrece resultados duraderos y naturales. Además, es el más seguro que existe dado que al estar presente de manera natural en nuestro organismo, no produce alergias ni reacciones.

Este tratamiento está indicado a aquellos pacientes que presenten unos surcos muy marcados debido a la edad. Con los años se pierde tejido graso subcutáneo y colágeno por lo que la piel de las mejillas tiende a caer, acentuando estas líneas que van desde las comisuras de los labios hasta la nariz.

Abrir chat